La Constituyente venezolana expulsa de su sede a la Asamblea Nacional pese al rechazo internacional