Un turista alemán se libra por centímetros de morir aplastado por una avioneta