La niña de 7 años a la que Trump casi rompe el sueño de Santa Claus no le entendió nada