Una tripulante del Sewol asegura que recibieron la orden de abandonar el barco