Las torturas siguen ejerciéndose en más de la mitad de los países del mundo