Los presuntos asesinos de San Bernardino pidieron un préstamo de 28.000 dólares