La autora del tiroteo de California había declarado su fidelidad al Estado Islámico