El FBI confirma que la masacre de San Bernardino fue un acto terrorista