Las típicas cabinas de teléfono londinenses, del rojo al verde