Los terroristas utilizaron consolas para comunicarse sin ser rastreados