Uno de los terroristas de Túnez estaba siendo vigilado por la Policía