Uno de los terroristas de Londres radicalizaba a niños en parques