El terrorista de Manchester compró él mismo gran parte de los componentes de la bomba