2016, el año en que el Estado Islámico trajo definitivamente el terror a Europa