Bruselas teme que la ofensiva a Mosul implique la vuelta de yihadistas a Europa