Las cicatrices del terremoto siguen muy presentes en Ecuador