El terremoto de mayor magnitud desde 1980 vuelve a sacudir Italia sin víctimas mortales