Cinco años después del tsunami de Japón 174.000 personas siguen desplazadas