El pueblo italiano, en alerta y prevenido desde el terremoto de Amatrice