EEUU intenta recuperar la normalidad tras la tormenta que ha dejado 25 muertos