Los talibanes ejecutan a dos niños acusados de espíar para el Gobierno