Los talibán intentaron matar a Kerry con un ataque con cohetes sobre Kabul