La sustancia que mantiene en estado crítico a la pareja británica es la misma usada contra Skripal