Un surfista muere en una playa de Australia tras ser mordido por un tiburón