Nueve sospechosos están siendo interrogados por la policía tunecina