El sospechoso del atentado de Boston está consciente y puede comunicarse por escrito