La situación en Venezuela: Vender el pelo para comer