De nuevo, los alumnos de un colegio sirio, víctimas de las bombas de la guerra