La sequía pone en jaque a millones de vietnamitas que viven del delta del Mekong