Sus señorías, a golpe limpio en el Parlamento de Turquía