Indignación después de que la selección saudí no guardara un minuto de silencio por las víctimas de Londres