Cómo un sillón y Facebook hacen que un hombre recupere sus recuerdos