Los seguidores de Rousseff y Lula inundan las calles de Brasil