Los seguidores de Leopoldo se agolpan en la casa de su líder