El secuestrador de Sidney tenía licencia de armas a pesar de sus antecedentes