Las secuelas del policía que plantó cara a los terroristas de Londres