Hasta 300 sacerdotes abusaron sexualmente de 1.000 niños en EEUU