Un niño de cinco años rompe una escultura y la compañía de seguros le pide a su familia 113.000 euros