El rey de Bélgica y su mujer, en un balneario mientras el país estaba en alerta antiterrorista