Los disturbios se extienden por toda la zona norte de Londres, en el famoso barrio de Tottenham