Una resolución de la UNESCO sobre Jerusalén provoca la ira del gobierno israelí