Un gato sobrevive dieciséis días tras el terremoto de Italia