Los 11 niños rescatados en Nuevo México eran entrenados con armas de asalto para atentar