Los republicanos se disponen a recuperar el control del Congreso de EEUU