La reportera húngara que agredió a los refugiados: “Entré en pánico”