La frontera entre Croacia y Hungría, punto caliente de la ruta de los refugiados