La policía húngara no reparte comida a los refugiados, se las lanza