Los refugiados, atrapados entre Budapest y la frontera