La isla de Lesbos, saturada, acoge a 17.000 refugiados