Los niños refugiados llegan a Europa con hipotermia y congelación